viernes, 24 de abril de 2009

La cinco caraterísticas de una mala fotografìa




Una foto es mala cuando:

1) Es pretenciosa, dando la impresión de tener un gran sentido o significación pero en realidad no tienen nada. Son por lo general imágenes manipuladoras, en el sentido de hacernos creer que es producto de alguna idea profunda del fotógrafo cuando en realidad no tiene nada, es “pura bulla” como se dice.


2) Es arrogante, producto de una actitud prepotente que no deja espacio para la interpretación o la critica. Se presenta como una imagen definitiva que pretende decir exactamente al espectador lo que tiene que ver, pensar o entender de esa imagen, sin dejar espacio para que el observador aporte su propia interpretación.


3) Es plana, sin profundidad formal o de contenido. Imágenes que no dicen nada, que son comunes en el peor sentido de la palabra, y estrictamente descriptivas, que no dejan espacio para la interpretación. En muchos casos una foto plana puede ser interesante cuando el fotógrafo aborda el tema conscientemente, pero cuando es involuntario puede convertirse en un verdadero desastre.


4) Es aburrida, que no insita a verla, que se olvida rápidamente. Con características parecidas al punto anterior, donde la imagen se ve de manera inmediata sin que enganche el espectador y se olvide rápidamente de ella.


5) Tiene errores técnicos que distraen la mirada o no aportan nada a la interpretación de la imagen. Por ejemplo, en algunos casos un fuera de foco involuntario puede agregar un toque poético a la imagen. Pero cuando este es demasiado evidente como error, genera incomodidad y desagrado.


Curiosamente estas características en muchos casos corresponden la personalidad del fotógrafo, en cuyo caso no hay nada que hacer!


Las fotografías interesantes –dice Morley Bear- las hacen personas interesantes…!!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada