sábado, 25 de abril de 2009

De lo local a lo universal desde la fotografía

El tiempo detenido, fotografia de Thea Segall


Las culturas se definen, en muchos de sus aspectos, a partir de sus rasgos, características propias, sus lenguajes, sus tradiciones, hábitos y costumbres, dentro de un espacio territorial geográfico que le es propio, como también por una actitud mental y espiritual que trasciende las fronteras de lo local para hacerse universal.

La identificación con un país, con un espacio geopolítico o nación es fundamental en la consolidación de la noción de identidad y pertenencia. Lo afín, lo familiar, lo conocido, lo “propio” nos acerca y nos define. Queremos y amamos aquello con lo cual nos identificamos, mas allá de las diferencias que determinan nuestra diversidad, pues es el sentido de pertenencia y de propiedad colectiva de esos valores que sustentan la cultura de un país materializados aquí por el hecho fotográfico.

Las fotografías son como ventanas a través de las cuales podemos ver el mundo sobre el cual ha sido construida la casa. Proporcionan una mirada a algo, pero también funcionan como elementos de conexión entre nosotros y nuestras construcciones e imaginarios. Ellas muestran o sugieren aspectos de esa realidad, esa cotidianidad, esos espacios, esos rostros y esas actitudes que asumimos conciente o inconscientemente. Ellas, son reflejo, evidencia, o interrogación de lo que fuimos, lo que somos, y lo que seremos.
Sandro Oramas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada