viernes, 24 de febrero de 2012








Humboldt y la Fotografía


Alexander Von Humboldt en 1839


Carta de Humboldt a Carl-Gustav Carus (1789-1869), medico, psicólogo, naturalista, discípulo del pintor Caspar David Friedrich, describiendo por primera vez las cualidades de una fotografía.

En esta carta Humboldt manifiesta a su amigo Carl-Gustav Carus sus impresiones ante los sorprendentes resultados de las experimentaciones de Daguerre con la fotografía, poco antes de que este último diera a conocer públicamente su invento. Humboldt describe con precisión las cualidades del daguerrotipo para reproducir los detalles y tonalidades luminosas impregnadas sobre la superficie de una placa de metal, 39 años después de sus viajes por Venezuela y Suramérica.



Paris, 25 de febrero 1839

Acerca de Daguerre no se nada mas que lo que se ha publicado por todas partes sobre Agago o sobre mi. En todo caso se trata de uno de los descubrimientos mas maravillosos y dignos de admiración. Esto no tiene nada que ver con lo del efecto del cloruro de plata; aquí, al luz trae la luz, un proceso de decoloración comparable al efecto que ocurre cuando el marco de una ventana, se proyecta de manera indeleble sobre una cortina teñida de rosa artificial después de meses de exposición al sol.

Carl-Gustav Carus (1789-1869)

En casa de Daguerre no se ven sino imágenes enmarcadas bajo vidrio, por lo general sobre metal, incluyendo algunas vistas sobre papel o sobre placas de vidrio, todas muy parecidas al grabado sobre acero, de tonos ocres y grisáceos, con un aspecto triste y brumoso. Los degradados de medios tonos, la diversidad de calidades del agua del Sena bajo los puentes, o en el medio del río, los caballos, los pescadores con sus sombras proyectadas de la manera más precisa, puesto que bajo el efecto de la lejanía, los movimientos más débiles no perturban, a pesar de lo reducido del ángulo.


Estudio del Baron Gros, ca. Paris, 1857


La luz difusa produce el mismo efecto que el de la luz solar. Bellas reproducciones de los embarcaderos o de las lejanas vistas lluviosas de Paris. Graduación de la luminosidad, el Palacio del Louvre y del jardín de las Tullerias en verano a las cinco de la mañana, a las dos de la tarde, y las siete de la tarde, a la hora de la puesta del sol, todo esto es captado en un solo color, monocromo. Si se trata de una reproducción o si se trata de un retrato, no se sabe todavía. El efecto más esplendido se obtiene con la ayuda de la luz de una lámpara, iluminando estatuas de mármol. Tales placas, largas de 10 pulgadas, altas de 6 pulgadas o aún más grandes, son admirables al verlas bajo una luz incandescente.


Vista del Louvre desde la riviera izquierda d
el Sena,
Paris, 1839

Las escenas de batallas (pintadas en cuadros de gran formato) se pueden copiar y reducir en 8 o 10 minutos a la dimensión deseada. La superficie de la piedra húmeda, de los ladrillos de una pared, poseen una veracidad (Wahrheit) jamás lograda por el grabado sobre placa de cobre. El tono general es suave, fino, gris, como bruñido, un poco triste. Pude apreciar una vista de la plaza interior del Louvre con sus innumerables relieves. En el río habían desechos de paja que acababan de pasar debajo del puente. Ha visto usted este detalle en el cuadro? (escrito en francés en la carta) No. Entonces con la ayuda de una lupa pude ver las espigas de paja en todas las ventanas.. En un dibujo, me dice Arago, una casa de cinco pisos ocupaba un espacio aproximado de ¾ de pulgada; y se podía ver en la imagen que, el vidrio roto de una de las claraboyas estaba remendado con pedazos de papel.


Vista del Boulevard du Temple, Paris
,
1839

Arago tiene el secreto de Daguerre, el cual realizo delante de sus ojos una imagen perfecta en tan solo cinco minutos. La imagen mostraba un pararrayos muy fino que Arago no había podido ver a simple vista. Como tenemos la certitud que este método puede ser utilizado en todo el mundo durante los viajes, en París no se duda que Arago obtendrá pensiones para el Sr. Daguerre y para la viuda de Niepce ... los doscientos mil francos que ellos exigen. Luego, conforme con los noble usos que reinan allá, (en Francia) el gobierno hará pública la invención. Que gran ventaja para los arquitectos poder, en tan solo10 minutos, transportar en una imagen la gran columnata del templo de Baalbek o el aparataje de una iglesia gótica. Daguerre piensa que la intensidad de la luz en Egipto permitirá obtener imágenes en apenas dos o tres minutos.


Templo de la Concordia por Joseph-Philibert Giro de Pranzhe, Roma, 1842.

El revestimiento químico misterioso sobre el cual se dibuja la luz – sin dejar trazo alguno – es tan sensible a la luz, que el día de mi partida, después de nuestra visita al observatorio, Daguerre nos trajo una imagen autentica de la luna. Usted sabe mi querido amigo que hasta la fecha nunca se había podido captar el calor de la luna , o ennegrecer el cloruro de plata, a através del lente de un telescopio… (Humboldt explica el procedimiento del daguerrotipo, la preparación de la placa en el cuarto obscuro y el fijado... ) operación durante la cual las espigas de paja no serán borradas! Esto es lo que me parece lo mas milagroso, sin ningún revestimiento (barniz?) como lo indican falsamente los periódicos.

Un revestimiento diáfano no pararía ciertamente el efecto del sol. Esto es todo lo que Daguerre muestra y es todo lo que puede mostrar y saber. Tales son las esperanzas que la contemplación de estas imágenes motivan hoy en día. Que mejoramientos producirá el uso en el futuro, no lo sabemos. Cuanto fue perfeccionada la litografía, antes de que se reconocieran muchos de sus defectos? Con razón, Daguerre tiene mucho temor de que se difunda su invento. Es una cosa tan simple que desde hace mucho tiempo se pudo haber descubierto no obstante yo he trabajado durante mas de 12 años y no lo he logrado sino desde hace algunos meses. Si el buen abad de Schamalkald, si Talbot, quien me acaba de escribir una carta en la que no explica nada, sepan lograr imágenes tan precisas. Eso esta por verse. Yo creeré entonces que cuando uno realiza tal invención, no se puede se la puede guardar mucho tiempo para si...

Le pido disculpas, querido amigo, por lo ilegible de mi mano (letra) la cual se paralizo durante mi viaje por el Orinoco, y que la hace difícil de leer.

Alexander Von Humboldt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada